Mermelada de tomate

El tomate es uno de los alimentos más saludables que existen y es muy popular en países como España o Argentina. Por este motivo, en la entrada de hoy os vamos a mostrar una forma distinta de prepararlo más allá de las típicas salsas y ensaladas: una auténtica Mermelada de tomate artesanal que está buenísima y encantará por igual a grandes y pequeños. ¡Vámonos directos a la cocina!

Ingredientes

mermelada de tomate

  • Un kilo de tomates dará para un bote de mermelada, ya que una vez limpio y  pelado se quedará prácticamente en la mitad.
  • 125 gramos de azúcar moreno, lo que equivale más o menos a 10 cucharadas grandes.
  • 125 gramos de azúcar blanca.
  • El zumo de medio limón.

Cómo hacer Mermelada de tomate

  1. Comenzamos pelando y quitando las semillas a los tomates.
  2. Posteriormente los cortamos en trocitos muy pequeños. También se puede triturar, pero es mejor usar un cuchillo ya que de esta forma conservaremos toda su pulpa.
  3. Añadimos el azúcar blanco y el azúcar moreno sobre los trozos de tomate y dejamos reposar durante media hora para que se disuelva con la propia agua del tomate.
  4. Transcurrido este tiempo ponemos los tomates con el azúcar en una cacerola. Es buena idea que el recipiente sea muy alto, ya que los tomates salpican mucho durante su cocción y podemos quemarnos.
  5. Añadimos el zumo del medio limón y cocinamos a fuego medio durante diez minutos. Si apareciera espuma en la superficie es necesario eliminarla con una espumadera.
  6. Posteriormente le damos máxima potencia al fuego para que todos los ingredientes hiervan durante 5 minutos, removiendo constantemente para que no se peguen. Esta fase es esencial para destruir todos los gérmenes que podrían alterar la conservación de nuestra Mermelada de tomate tradicional.
  7. Volvemos a bajar el fuego y esperamos a que el tomate adquiera la consistencia adecuada, algo que nos llevará unos 20 o 30 minutos más dependiendo de la cantidad de agua que tengan los tomates.
  8. Cuando quede un poco de líquido la mermelada está lista. No esperes a que los ingredientes estén totalmente secos, ya que al enfriarse se quedará demasiado dura.
  9. Apartamos del fuego y esperamos a que se enfríe un poco. Metemos la mermelada en un recipiente de cristal esterilizado llenándolo todo lo que podamos y lo cerramos herméticamente. Nuestra receta casera ya está lista para que la disfrutemos como se merece. ¡A comer!

Si te cuesta mucho esfuerzo pelar los tomates, existe un pequeño truco que hará que su piel se desprenda prácticamente sola. Cogemos los tomates, les hacemos un par de ligeros cortes en forma de X sobre su base y lo introducimos en agua hirviendo durante un minuto. Posteriormente los echamos en agua con hielo y dejamos que se enfríen. Podrás quitarle la piel simplemente tirando de los dedos en los cortes que hemos hecho, algo que es especialmente útil cuando tienes que pelar una gran cantidad de tomates a la vez.

Si vamos a consumir la Mermelada de tomate casera inmediatamente podemos guardarla simplemente en la nevera, donde aguantará sin problemas durante una semana más o menos. En caso contrario, es necesario introducir el bote de cristal con la mermelada en una olla con agua hirviendo. La dejamos al baño maría durante unos 20 minutos y de esta forma durará varios meses en algún armario oscuro y seco de la casa. Una vez abierta, es necesario consumirla antes de una semana.

¡Cuidado con las salpicaduras! El tomate es muy dado a salir volando, pero además esta receta incluye azúcar que está en un estado de caramelo líquido y cuyas quemaduras son especialmente dolorosas, por lo que deberás doblar las precauciones. De igual forma, hay que esperar a que la mermelada se enfríe para introducirla en el tarro, ya que de lo contrario éste puede estallar por el cambio brusco de temperatura.

Resumen
recipe image
Receta
Mermelada de Tomate
Autor
Escrito en
Tiempo de preparación
Tiempo de cocinado
Tiempo total
Puntuación media
51star1star1star1star1star Based on 1 Review(s)